Noticias

La vacuna rusa contra COVID-19 puede llegar a Filipinas en noviembre

MANILA, Filipinas - La vacuna rusa que se ha desarrollado contra la infección por coronavirus 2019 (COVID-19) podría estar disponible en Filipinas a partir de noviembre de 2020, dijo el director del Fondo de Inversión Directa de Rusia, que está financiando el proyecto de desarrollo de la vacuna.

“Creemos que podemos comenzar los ensayos clínicos ya en agosto o quizás a principios de septiembre y consideramos que, si trabajamos muy de cerca con sus órganos reguladores, con su Ministro de Salud, podemos asegurarnos de que la vacuna ya esté disponible en Filipinas en noviembre o a principios de diciembre”, dijo el viernes el director ejecutivo (CEO) de RDIF, Kirill Dmitriev, en una entrevista con el canal de noticias ABS-CBN.

“Ahora estamos trabajando en la producción de vacunas no solo en Rusia, sino también en otros cinco países, y realmente queremos que la vacuna esté disponible para muchos países a finales de noviembre o principios de diciembre”, agregó.

Según Dmitriev, los creadores de la vacuna rusa "Sputnik V" contra el coronavirus cuentan con la participación de unos 1.000 filipinos en los ensayos clínicos de fase 3.

Dijo que Rusia también ha firmado acuerdos sobre la realización de ensayos con los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Brasil.

Dmitriev argumentó que, a pesar de las preocupaciones de la comunidad científica, la vacuna es segura.

“Nuestra vacuna se basa en una plataforma probada llamada vector adenoviral humano, que se ha estudiado en Rusia durante los últimos seis años. Se ha probado en miles de personas”, dijo.

“Sinceramente, Rusia disponía ya una base muy importante, porque teníamos una vacuna ya registrada contra el Ébola basada en los mismos principios, y ahora estamos trabajando en una vacuna contra el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), ya que el coronavirus resultó ser muy cercano al MERS. De hecho, utilizamos un mecanismo de transporte muy seguro que es muy diferente al de otras vacunas”, agregó.

Anteriormente, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que Rusia se ha convertido en el primer país en registrar una vacuna contra el COVID-19, y solo le queda pasar por la etapa final de ensayos clínicos para verificar la seguridad y eficacia.

Dmitriev añadió que, según datos científicos, el 100% de los individuos que participaron en las fases 1 y 2 de los ensayos clínicos desarrollaron "una inmunidad muy fuerte".

Además, no se detectaron efectos secundarios significativos en los estudios primarios.

En relación con las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la seguridad de la vacuna, señaló que Rusia podría haberse quedado con la vacuna para sí, pero no lo hizo.

“Debe comprender que Rusia podría quedarse con todas estas vacunas. Podríamos vacunar a nuestra gente porque sabemos que funciona. Simplemente podríamos superar económicamente a otros países. En cambio, comunicamos, tal vez un poco pronto, que nuestra vacuna es efectiva y segura”, dijo.

También dijo que sería "absolutamente poco ético" que Rusia no compartiera la vacuna con otros países, dado que la tecnología rusa sobre cuya base se desarrolló la vacuna "demostró ser segura".

“Queremos que la gente esté a salvo. Queremos que las personas en Filipinas estén seguras”, dijo Dmitriev, y agregó que “no imponen esta vacuna a nadie”.

Por el momento, los creadores rusos ya han recibido solicitudes extranjeras para mil millones de dosis de la vacuna, incluso antes de su introducción a nivel internacional.

Dmitriev, sin embargo, señaló que la vacuna "Sputnik V" no será la única vacuna contra el COVID-19.

“Es importante para el mundo tener muchas vacunas. Es importante que el tema de las vacunas no se convierta en algo político. Queremos muchas vacunas y deseamos que haya una colaboración positiva entorno a las mismas”, dijo.

El mensaje se ha enviado con éxito!